«RECUPERAR Lo Libre: Bisonte ibérico»

12,00

[APROVECHA LA OFERTA DE LANZAMIENTO POR TIEMPO LIMITADO PARA REGALAR EJEMPLARES A ESAS/OS MIEMBROS DE LA ESTIRPE DE LOS LIBRES QUE TU CONOCES]

Hace 14.000 años los españoles venerábamos al bisonte. En los yacimientos del Paleolítico pintamos a este bóvido con más esmero y detalle que a los uros y a los tarpanes. Este libro plantea recuperarlo.

Resilvestrar con bisontes, uros y tarpanes para atraer a una vanguardia de la Sociedad de la Información que ayude a desarrollar una economía digital rentable.  Un refuerzo poblacional del medio rural con vecinos que no necesiten explotar el medio para sobrevivir, ni dependan de presupuesto público; que obtengan sus ingresos del teletrabajo y de la producción digital.

«Nunca antes había pensado en el bisonte. Llevaba décadas militando como conservacionista y, a pesar de ser el icono de Altamira y una especie en peligro de extinción, no figuraba en mi relación de fauna a considerar. Pero cuando me puse a imaginar unas cordilleras españolas llenas de fauna, allí estaban sus manadas, dando sello de salvaje a vacas y caballos asilvestrados que, aún de–domesticados, son difíciles de ver como seres salvajes. Ese efecto se consigue al verlos galopar al lado de los bisontes. Son esos bóvidos, pues, un recurso para atraer población productiva a la España Vacía. Comunidades de teletrabajadores nómadas digitales que ayuden a naturalistas y funcionarios a gestionar los espacios naturales y los recursos del arte rupestre. En de Picos de Europa, con la cueva de Tito Bustillo a un lado; la de Altamira al otro, y las del Pindal, Covaciella y el Buxu en medio. Un embrión del Yellowstone europeo a crear en el corredor de espacios naturales que van del Invernadeiro gallego al Pirineo catalán, con bisontes, oso, lince, lobo, castor, quebrantahuesos, pigargo y otra fauna como símbolos de la naturaleza recuperada.

El último rastro del bisonte en Iberia se remonta a hace más de 10.000 años. Había sido un tótem para los sapiens humanos desde que la especie llegó a Europa hasta hace 10.000 años, como lo demuestra que un 21% del arte rupestre conocido en Europa sean bisontes, con un total de 820 representaciones, de las cuales 231 están en España.

Los bisontes bien pudieron ser exterminados en España en los albores del Neolítico, hace 10.000 años, lo mismo que lo serían después los uros y los tarpanes. El paralelismo, de colonos agroganaderos asiáticos neolíticos invadiendo y destruyendo cazaderos paleolíticos españoles hace 5.000 años y colonos agroganaderos europeos invadiendo y destruyendo cazaderos paleolíticos americanos hace 200 años, podría dar alguna pista sobre lo sucedido en España hace milenios.

(NOTA: El libro se enviará a partir del 3 de mayo de 2021. Reserva tu ejemplar ya. Solo se tirarán 100 ejemplares y cuando se agoten se tardará unos 15 días más en tener la segunda edición)

 

Comprar ahora Leer más